Valores de tensión normal arterial en personas mayores
Valores de tensión normal arterial en personas mayores

Una lectura de 130/80 mmHg o superior constituye una presión arterial alta, también conocida como hipertensión. Casi la mitad de los adultos españoles padecen hipertensión, y una vez que se desarrolla, suele durar toda la vida.

La hipertensión se conoce como el «asesino silencioso» porque no suele presentar síntomas perceptibles. Algunas personas no descubren que la padecen hasta que empiezan a tener problemas graves en el corazón, el cerebro o los riñones. La buena noticia es que la medicación y los cambios en el estilo de vida pueden ayudar a reducir la presión arterial y mantenerla bajo control.

 

¿Qué es la tensión arterial?

La presión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias al circular por el cuerpo. Esta presión es máxima cuando el corazón late y bombea la sangre. Esto se llama presión sistólica. Cuando el corazón está en reposo entre latidos, la presión arterial desciende. Esto se conoce como presión diastólica.

Siempre la presión arterial se da en forma de dos números con uno escrito sobre el otro como una fracción. La presión sistólica es el número superior y la presión diastólica es el número inferior. Ambas medidas son importantes. Por ejemplo, la lectura de la Presión Arterial de una persona puede ser de 120/80 mmHg. Los milímetros de mercurio (mmHg) son la unidad utilizada para medir la presión. Para esta lectura, se leería la presión arterial como «120 sobre 80».

Números de la tensión arterial y su significado en la hipertensión arterial en el anciano

La presión arterial fluctúa de forma natural a lo largo del día, pero es más baja cuando se duerme. También puede aumentar cuando está excitado, nervioso o activo. Sin embargo, durante la mayor parte de las horas de vigilia, la PA se mantiene relativamente estable y debe ser inferior a 120/80 mmHg.

En general, las cifras más bajas son mejores, pero una PA muy baja también puede ser motivo de preocupación. Las lecturas constantes en el rango elevado o de «prehipertensión» aumentan la probabilidad de que se desarrolle la hipertensión, a menos que se tomen medidas preventivas. Las personas de cualquier edad que padecen una enfermedad renal crónica y/o diabetes deben prestar mucha atención a su PA.

 

Pautas para una tensión normal arterial en personas mayores

Las directrices anteriores se refieren a la población en general, pero las necesidades de salud y los puntos de referencia de los adultos mayores difieren de los de las personas más jóvenes en muchos aspectos, ya que nuestro organismo funciona con menos eficacia con la edad.

Aunque 130/80 mmHg es el umbral genérico para iniciar la medicación para la PA, ha habido muchos desacuerdos entre los profesionales médicos en cuanto al umbral para los adultos mayores. La edad, la fragilidad y otras comorbilidades como la diabetes y la enfermedad renal crónica complican aún más esta cuestión.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártela!
Te llamamos

ENVIAR
cargador