Formas de conseguir una buena relación entre la persona dependiente y el cuidador a domicilio

Crear y mantener una buena relación con su cuidador profesional parece sencillo, pero a veces puede ser difícil saber exactamente cómo. Es una relación que camina por una línea muy fina entre la intimidad y lo profesional.

Los cuidadores realizan tareas que son personales, cercanas y que pueden fomentar la dependencia. Establecer una buena relación con un cuidador fomentará una comunicación abierta y honesta. Recuerde, aunque un cuidador puede parecer un amigo, es y siempre será un profesional.

Qué debe tener en cuenta al establecer una relación con su cuidador a domicilio

Tenga respeto por la privacidad.

El respeto a la privacidad funciona en ambos sentidos. Cuando se empieza a establecer un vínculo con un cuidador, es natural querer saber sobre su vida privada. Esto puede ser incómodo para los cuidadores. Asegúrese de no cruzar los límites profesionales para que su cuidador no se sienta obligado a compartir información demasiado personal.

Del mismo modo, comparta sólo la información sobre usted o su familiar que sea necesaria para realizar el trabajo. Hágale saber al cuidador que toda la información médica sobre el cliente es confidencial, o especifique con quién se puede compartir esta información.

Es normal que un cuidador conozca a la persona que está cuidando y es importante que haga preguntas sobre su cliente. Este tipo de información personal es parte del desarrollo de un vínculo. Pero no debe ser compartida con nadie fuera de la familia sin permiso.

Los buenos temas de conversación incluyen:

De dónde es el cliente/cuidador
¿Qué tipo de trabajo hizo el cliente
Por qué el cuidador decidió dedicarse a esta profesión
Pasatiempos
Libros, películas, música, restaurantes o obras de teatro favoritas

Manejar las expectativas.

Las tareas y responsabilidades del cuidador deben ser identificadas en el plan de cuidado. Las expectativas mal entendidas pueden interferir en el mantenimiento de una buena relación. Comunique las expectativas al principio y a lo largo de la relación.

Si es necesario, escriba las cosas de una manera clara y simple que refleje el plan de cuidados. Pregunte al cuidador si entiende o tiene alguna pregunta o sugerencia. Cuando todo el mundo está de acuerdo con los cuidados que se van a proporcionar, es mucho más fácil formar una relación positiva.

 

Cómo cuidar personas mayores en casa

Comenzar la relación con el pie derecho evitará problemas más adelante, y tener una buena relación mantendrá al cuidador y a su familiar felices. A continuación, se ofrecen algunos consejos sobre cómo conectarse con su cuidador y fomentar la buena voluntad.

Comience por tomar la decisión correcta. Si cree que un cuidador no es una persona adecuada, entonces puede ser mejor pasar a otra persona. Hable con la agencia para hacer cualquier cambio. Es difícil conectarse con un cuidador que no es un buen candidato para usted o su familia. Comparta los gustos y disgustos de su ser querido con un cuidador. Proporciónele algún historial de la persona a la que está cuidando.

Comuníquese pronto y con frecuencia. La comunicación es clave cuando se trabaja con el cuidador de su padre o madre. Cuando la gente sabe lo que se espera de ellos, experimentan más satisfacción en el trabajo. Establecer líneas claras de comunicación (en ambos sentidos) evita malentendidos y crea confianza. Si algo te preocupa, no esperes a decírselo a la agencia. Ocúpate del problema lo antes posible.

Use los elogios. A veces nos centramos demasiado en lo que sale mal. Dígale a su cuidador que usted aprecia lo que está haciendo bien. Esto refuerza el comportamiento positivo y demuestra que usted se preocupa.

Esté abierto a las preocupaciones del cuidador. Los cuidadores pueden tener inquietudes sobre lo que se les pide que hagan. Lleve cualquier problema inusual al supervisor de la agencia para que lo revise. Además, los cuidadores pueden ver problemas que necesitan atención. Escuche con una mente abierta. Los cuidadores a menudo observan cosas que nadie más hace.

Muestre respeto. El cuidado es un trabajo duro y a veces ingrato. Muestre respeto dando aprecio por un trabajo bien hecho. Esto fomentará la buena voluntad y facilitará la retroalimentación a su cuidador. Haga que el entorno de cuidado sea lo más cómodo posible. Muéstrele al cuidador dónde están el café, el té y los bocadillos. Haga saber a la agencia cuando su cuidador esté haciendo las cosas bien. Escuchan lo suficiente sobre las cosas negativas. Dígale a su cuidador cuánto aprecia la atención a los detalles y una actitud bondadosa y compasiva cuando se la muestra.

Establezca límites. Los límites profesionales fomentan la buena toma de decisiones. Es bueno ser amigable, pero un cuidador es siempre un profesional primero. Mantenga la relación positiva, pero profesional.

Verifique con el miembro de la familia que está siendo cuidado. Pueden surgir problemas de los que usted no es consciente. Al abordar estos lo antes posible

 

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártela!
Te llamamos

ENVIAR