Neumonía en ancianos: síntomas y tratamiento
Neumonía en ancianos: síntomas y tratamiento

La neumonía es una infección respiratoria que provoca la inflamación de los sacos de aire de los pulmones, llamados alvéolos. Los alvéolos pueden llenarse de líquido o pus, lo que dificulta el flujo de oxígeno a través del torrente sanguíneo. Esto puede causar problemas respiratorios junto con fiebre, escalofríos y otros síntomas.

La neumonía puede afectar a uno o a ambos pulmones. Cuando afecta a ambos pulmones, se denomina neumonía doble. Los síntomas de la neumonía doble no son diferentes ni más graves. La gravedad de la infección depende de la edad, la salud general y la causa de la infección.

 

¿Cuáles son los síntomas de la neumonía en personas mayores?

Los signos y síntomas de la neumonía pueden incluir:

  • Fiebre alta
  • Escalofríos
  • Tos con flemas
  • Dificultad para respirar
  • Dolor en el pecho al respirar o toser
  • Fatiga

A veces, los síntomas de la neumonía en ancianos pueden ser diferentes. Los adultos mayores con neumonía pueden tener una fiebre baja o incluso una temperatura normal. También pueden estar menos alerta, mostrar signos de confusión o experimentar cambios en la conciencia mental. Si sospecha que su ser querido de edad avanzada tiene neumonía, acuda rápidamente al médico.

¿Qué gravedad tiene la neumonía en los adultos mayores?

Los adultos de 65 años o más son más susceptibles a la neumonía que los jóvenes. Los adultos mayores con neumonía también tienen un mayor riesgo de hospitalización, complicaciones y muerte.

La neumonía en los adultos mayores a menudo puede ser grave y progresar rápidamente. De hecho, la mayoría de las personas que mueren de neumonía cada año son adultos mayores, según la Asociación Americana del Pulmón (ALA). La tasa de mortalidad entre los adultos mayores con neumonía grave llega al 20%.

Los investigadores y los médicos no entienden del todo por qué la neumonía es más agresiva en las personas mayores. Creen que tiene que ver con el proceso normal de envejecimiento, que debilita el sistema inmunitario y disminuye la función pulmonar. Los adultos mayores también suelen tener otras afecciones subyacentes que pueden agravar la neumonía, como el asma, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y las enfermedades cardíacas.

¿Qué causa la neumonía en personas mayores?

La neumonía está causada por bacterias, virus, hongos y otros organismos. La neumonía en ancianos suele estar causada por una bacteria o un virus.

Estos grupos tienen un mayor riesgo de padecer neumonía bacteriana.

  • Adultos de 65 años o más.
  • Personas con un sistema inmunitario debilitado.
  • Pacientes que se recuperan de una intervención quirúrgica.
  • Personas con otras afecciones respiratorias o infecciones víricas

Los virus también pueden causar neumonía. El virus de la gripe es la causa más común de neumonía vírica en adultos.

La neumonía causada por el virus de la gripe puede ser grave e incluso mortal, especialmente en personas con otras condiciones de salud como enfermedades cardíacas o pulmonares.

La enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) también puede causar un tipo grave de neumonía doble que puede provocar daños pulmonares duraderos. Puede tardar varios meses en recuperarse. La neumonía asociada a COVID-19 puede ser a veces mortal, especialmente en poblaciones de alto riesgo como los adultos mayores.

Complicaciones de la neumonía en ancianos

¿Cómo se trata la neumonía?

El tratamiento de la neumonía depende de su causa. El objetivo es eliminar la infección, prevenir cualquier complicación y tratar los síntomas para que su ser querido se sienta mejor.

La neumonía bacteriana se trata con antibióticos. El médico puede realizar pruebas para determinar qué medicamento antibiótico es el más adecuado para el tipo de bacteria que causa la neumonía de su progenitor.

Es importante acudir al médico y seguir con lo recetado. Si no se toma el tratamiento completo de antibióticos como se le ha recetado, la infección puede reaparecer y las bacterias pueden volverse resistentes al medicamento. Esto hará más difícil el tratamiento de la neumonía.

La neumonía viral no responde a los antibióticos. Si la neumonía de su pariente anciano es de origen vírico, el médico puede recetarle medicamentos antivirales. Sin embargo, en algunos casos, lo único que se necesita es reposo y tratamiento para aliviar los síntomas.

La neumonía vírica suele curarse en unas semanas, pero si los síntomas de nuestro mayor empiezan a empeorar, es importante que acudas al médico. La neumonía bacteriana es una posible complicación de la neumonía vírica.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártela!
Te llamamos

ENVIAR
cargador