¿Cuales son los límites para las tareas de una cuidadora de ancianos?

¿Qué ayuda a la dependencia se puede solicitar?

Un cuidador se ocupa de la salud y el bienestar de una persona que necesita ayuda con las tareas y actividades diarias. Su ser querido de edad avanzada puede necesitar un cuidador debido a una lesión, problemas de movilidad o memoria, enfermedades o afecciones crónicas que hacen que las tareas cotidianas sean más difíciles.

Dependiendo del nivel de ayuda que se preste, los cuidados de larga duración pueden afectar a la salud física y emocional del cuidador. Considere el estado de su ser querido y su salud y habilidades para determinar si los cuidados en el hogar son apropiados o si se necesitan cuidados más especializados.

Echa un vistazo a estas principales responsabilidades de las cuidadoras a domicilio:

Evaluar las necesidades médicas

Controlar la salud de su familiar mayor es una importante responsabilidad del cuidador. Es posible que tenga que ayudar a hacer un seguimiento de las citas médicas, gestionar los medicamentos y las enfermedades crónicas, o evaluar los niveles de dolor. Es una buena idea hablar de la salud de su ser querido con su médico y otros profesionales de la salud con regularidad.

Preparar un plan de cuidados

Preparar un plan de cuidados que aborde las necesidades y los objetivos de la persona mayor puede ser útil cuando se inicia el proceso de cuidado. Un plan puede ayudarle a determinar cuántas horas de cuidados al día necesitará su ser querido y si necesita ayuda adicional para garantizar su salud y seguridad.

Ayudar con las necesidades básicas

Los problemas de memoria y movilidad pueden dificultar incluso necesidades básicas como comer, bañarse, asearse e ir al baño, lo que se conoce como «actividades de la vida diaria». Compruebe a menudo y preste atención a los signos y cambios específicos para determinar si su ser querido necesita ayuda adicional.

Proporcione compañía

Una de las partes más esenciales, pero que a veces se pasa por alto, de los cuidados es la compañía. El sentimiento de soledad en los adultos mayores puede tener graves consecuencias para la salud, incluida la depresión. Cuando usted cuida a un ser querido que envejece, está creando oportunidades para fortalecer su vínculo y conexión.

Ayuda en las tareas domésticas

A medida que su ser querido envejece, el mantenimiento del hogar puede resultar cada vez más difícil. Los adultos mayores pueden necesitar ayuda para lavar los platos, sacar la basura o pasar la aspiradora. Si su ser querido vive en una casa, las tareas de jardinería, quitar la nieve y el mantenimiento diario pueden ser demasiado para ellos, incluso con su ayuda. Considere si su ser querido se beneficiaría de la comodidad y el apoyo de una comunidad de personas mayores.

Controle los medicamentos

Las personas mayores suelen tomar varios medicamentos con receta para tratar enfermedades crónicas. Es posible que su ser querido necesite ayuda para hacer un seguimiento de su lista de medicamentos, comprender las interacciones entre ellos y tomar las dosis prescritas en el momento adecuado. Puede ayudar a reducir el riesgo de que su ser querido se sobremedique creando sistemas de recordatorio y controlando sus medicamentos.

Evalúe su plan de cuidados con regularidad

Como las circunstancias que os rodean a ti y a tu ser querido cambian inevitablemente, el plan de cuidados deberá ajustarse. Revíselo con regularidad para determinar lo que funciona, lo que no y lo que hay que adaptar. Manténgase en estrecho contacto con el médico de su ser querido y otros profesionales de la salud para discutir cualquier cambio.

Prepare las comidas

La preparación de la comida puede resultar cada vez más difícil con la edad. Si su ser querido vive solo, puede carecer de energía o motivación para cocinar. En algunos casos, los problemas de memoria y equilibrio pueden hacer que cocinar no sea seguro. Como cuidador, puedes ayudar a hacer la compra, a preparar las comidas o a buscar alternativas para garantizar que tu ser querido tenga una nutrición adecuada.

Ayudar en la movilidad

Las caídas son un riesgo importante para la salud de las personas mayores. Su ser querido puede tener dificultades para moverse o trasladarse, por ejemplo, de la cama por la mañana a una silla por la tarde. Como cuidador, puede tomar medidas para ayudar a prevenir las caídas y ayudar a su ser querido a mantenerse seguro y cómodo.

Facilitar el transporte

A medida que su ser querido envejece, el transporte público o la conducción pueden dejar de ser opciones seguras. Es posible que tenga que buscar alternativas de transporte para personas mayores para llevar a su ser querido a las citas con el médico y a otras actividades.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártela!
Te llamamos

ENVIAR
cargador