Tipos de diabetes en personas mayores y consejos ante una crisis
diabetes en personas mayores

En los España, aproximadamente una de cada 5 personas mayores de 60 años tiene diabetes. Es una enfermedad sin cura. Afortunadamente, los ancianos que viven con diabetes pueden controlar con éxito la enfermedad. Veremos la enfermedad en sí misma y les mostraremos formas inteligentes de vivir con la diabetes.

Tipos de diabetes

La diabetes es un grupo de enfermedades atribuidas a los altos niveles de glucosa en la sangre que resultan de los defectos en la producción y el uso de insulina en el cuerpo.

La hormona insulina producida por el páncreas controla la glucosa del cuerpo. En la diabetes de tipo 1, el páncreas no produce suficiente insulina. A las personas con el tipo 1 se les administra insulina mediante una inyección o una bomba. Alrededor del 5% de todos los adultos diabéticos tienen el tipo 1.

Síntomas de la diabetes de tipo 1

  • Orinar con frecuencia
  • Sed inusual
  • Hambre extrema
  • Pérdida de peso
  • Fatiga

La diabetes de tipo 2 se produce cuando el páncreas no produce suficiente insulina o no utiliza eficazmente lo que produce. El tipo 2 se desarrolla normalmente en personas mayores de 40 años. Representa alrededor del 95% de todos los casos de diabetes en adultos.

Síntomas de la diabetes de tipo 2

  • Cualquiera de los síntomas de tipo 1
  • Las heridas que se curan lentamente
  • Entumecimiento y/u hormigueo en los pies o las manos
  • Confusión
  • Depresión
  • Visión borrosa

Causas de la diabetes

La diabetes va en aumento y los médicos no están seguros de la verdadera causa. Al menos no pueden señalar nada específico. Sin embargo, la genética, el envejecimiento y el estilo de vida juegan un papel importante.

El sedentarismo y el sobrepeso parecen aumentar el riesgo, especialmente en los adultos mayores. La diabetes también parece ser hereditaria. Todos estos factores afectan a las personas de diferentes maneras.

Complicaciones de la enfermedad

Si no se controla adecuadamente, la diabetes puede provocar algunos problemas de salud graves.

  • Enfermedades cardíacas
  • Problemas de riñón
  • Problemas oculares e incluso ceguera
  • El estrechamiento de las arterias
  • Problemas de los pies

La pérdida de audición es otra complicación de la diabetes. Según los Institutos Nacionales de Salud, «la pérdida de audición es casi el doble de común en los adultos con diabetes en comparación con los que no tienen la enfermedad». Los investigadores creen que la diabetes puede dañar los nervios y los vasos sanguíneos del oído interno.

El ejercicio y la glucosa

Tener diabetes no tiene por qué limitar el ejercicio. De hecho, el ejercicio, incluso el hecho de caminar de 20 a 30 minutos tres veces por semana, puede mejorar significativamente el uso de la glucosa en el cuerpo. El ejercicio también mejorará la presión arterial y el colesterol, aliviará el estrés, quemará calorías, aumentará la fuerza y la flexibilidad y reducirá el riesgo de enfermedades cardíacas y derrames cerebrales. Como diabético, hay algunas cosas que debe hacer al hacer ejercicio.

Consulte con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicio extenuante o si está empezando a hacer ejercicio.
Beba mucho líquido antes, durante y después del ejercicio.
Revise su glucosa antes, durante y después del ejercicio. Si es inferior a 100 mg/dL, coma algunas galletas o fruta o beba un vaso de jugo o leche. Asegúrese de que no sea superior a 300 mg/dL.

Control con medicamentos e insulina

Para algunas personas, controlar la diabetes con dieta y ejercicio no es suficiente. A veces se necesitan medicamentos orales para aumentar la cantidad de insulina o para ayudar a la capacidad del cuerpo de responder a la insulina.

Algunos ejemplos de estos medicamentos son las sulfonilureas, las biguanidas, las tiazolidinedionas y los inhibidores de la alfa-glucosidasa. Algunos de estos medicamentos pueden tener efectos secundarios (por ejemplo, la caída excesiva de la glucosa en la sangre). Su médico o farmacéutico puede informarle sobre las características de cada uno de ellos.

A medida que envejece, su cuerpo produce menos insulina, así que no importa qué medicamentos tome, cómo sea su dieta o cuánto ejercicio haga, puede necesitar inyecciones de insulina. Aquí están las inyecciones de insulina más comunes:

  • Acción rápida (lispro, aspart y glulisina) actúa cinco minutos después de la inyección y de 2 a 4 horas después.
  • Regular (humana) funciona dentro de los 30 minutos y es efectiva durante 3 a 6 horas.
  • Acción intermedia (humana) funciona en 2 a 4 horas y dura de 12 a 18 horas.
  • Acción prolongada (ultralente) funciona en 6 a 10 horas y permanece efectiva hasta 24 horas.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártela!
Te llamamos

ENVIAR